Contar calorías y macros se ha vuelto bastante popular en los últimos años, y seguramente algo habrás escuchado directa e indirectamente sobre el tema.

Aprender esta habilidad te permitirá ampliar un montón tu forma de ver la comida y podrás ser consciente de la enorme variedad que puede haber.

Esto es una excelente opción, de hecho, vamos a ver 5 beneficios que obtendrás si aprendes a contar calorías/macros. No te lo puedes perder!

1)Te ayudará de manera Indirecta a crear un plan

Ya me habrás escuchado en anteriores ocasiones, sobre todo en videos, acerca de la importancia de tener un plan de acción adaptado a tus necesidades y objetivos. Esto es debido a que tener un plan de acción lo más claro posible al principio, te ayudará a empezar en este camino saludable con buenas bases.
Cuando recién comienzas a contar calorías, tienes que parar por un momento y considerar qué ingesta nutricional es la adecuada para ti, según tu experiencia, composición corporal y nivel de actividad.

Al descubrir estas variables, sabrás cuantas calorías son las apropiadas para ti para empezar a maniobrar y ser consciente de esto para ir en la dirección adecuada. Aparte que, haciéndolo de esta manera, será mucho más fácil reajustar y considerar qué modificaciones hacer para seguir mejorando según tu progreso.

Esto podría ser un perfecto ejemplo de “baby steps”(pasos de bebé), es decir, una forma de establecer micro objetivos diarios de control alimenticio de calorías y macronutrientes, lo que te proporcionará un plan de acción concreto a tomar, ayudándote en la dirección de alcanzar tus objetivos a largo plazo.

En resumen: llevar un control de macros es mucho más que contar calorías. Es una gran oportunidad para tener un plan de acción diario para marcarte micro objetivos que te permitirán en última instancia alcanzar tu meta.


2)Serás más consciente de qué es lo que comes y qué contiene realmente

Esto quiere decir que, básicamente, prestarás más atención a los alimentos que estás consumiendo, en cuanto a las cantidades que contienen y su calidad.

Me gusta poner el ejemplo de contar calorías con tener un saldo diario de dinero, ya sea en efectivo o tarjeta, que tienes que saber cómo gastar en tu cuenta corriente. Pues bien, cuando comienzas a ser consciente de esto, dejas de tener esta desconexión entre lo que realmente deberías gastar y lo que realmente has gastado. Poniendo este ejemplo quiero comparar el contar macros con pagar todo en metálico, y pagar con tarjeta de crédito , con no ser consciente de cuánto estamos gastando realmente, ya que con la tarjeta, el dinero pasa a ser un “intangible” y cuando lo gastamos, no tiene el mismo efecto “psicológico” que cuando vemos dinero real físico pasar de nuestras manos.

Entonces, imagina el contar calorías como una manera de llevar un control de cómo gastarías tu dinero si fuese en efectivo. Y al no contar calorías, es bastante fácil justificarse en los excesos de calorías y simplemente dejarse llevar y llevarse a la boca comida procesada alta en calorías, ya que en este último caso, lo único que dejarás que te controle, será estar a expensas de tu fuerza de voluntad.

Al contar macros, empezarás a ver en qué varían las calorías y valor nutricional de los distintos tipos de alimentos y comidas. Y además, empezarás a entender de qué manera los distintos alimentos según su valor nutricional, impactan tus niveles de saciedad, en base a las calorías y nutrientes que contienen. Yo lo veo parecido a cómo gestionar tu dinero, pudiéndolo ver en el impacto que tienen tus elecciones alimenticias.

Cuando empiezas en este proceso de aprender a contar macros, te sorprenderás al ver de qué manera has estado subestimando la cantidad de calorías que has estado ingiriendo, por ejemplo, detalles de cómo las calorías que pueden añadir las grasas del aceite de oliva “saludable”, o la gigantesca cantidad de calorías que puede contener la inocente bolsa de patatas que ves a algunas personas zamparse en 5-10 minutos..

En definitiva, el hecho de aprender a contar macros te ayudará a entender mejor cuantas calorías estás consumiendo , que muchas veces difieren de las que crees que realmente consumiste. Esto te ayudará a moverte en la dirección adecuada y tomar mejores decisiones, ya que estarás realmente informándote de lo que ingieres, y esto te ayudará directa e indirectamente a controlarte mejor.

3)Te darás cuenta de que no es difícil comer bien.

Cuando comienzas a llevar este control, tendrás la posibilidad de saber cómo encuadrar tus comidas favoritas en tu alimentación y comerlo más a menudo, ya que estás teniendo en cuenta las calorías y macros totales, no “comidas específicas”.

De esta manera puedes ser consciente de que comer mejor no es para nada difícil, monótono o frustrante, como algunas personas quieren hacerte creer, sintiéndote culpable de que es el fin del mundo por haber comido X o Y alimento..

Tendrás la oportunidad de poder comer tus comidas favoritas, ya sea pizza, helado o chocolate, sin embargo, al mismo tiempo, serás consciente de las implicaciones que conlleva el hecho de hacerlo

Básicamente, el valor añadido que esto tiene es que, en caso de que quieras algún capricho en concreto, podrás comer saludable la mayor parte del tiempo, y al mismo tiempo permitirte sin culpa, de vez en cuando

Lo que quiero que entiendas con esto es que, cuadrar y contar macros, te proveerá de la habilidad de poder consumir una amplia gama de alimentos, al mismo tiempo que cubres las calorías que te convienen en base a tus necesidades y objetivos.

4) Podrás saber reconocer Buenos y Malos Hábitos alimenticios

Aparte de que podrás ver de manera clara cuantas calorías estás consumiendo, serás capaz de hacer conexiones entre los alimentos que comes y los malos hábitos que puedan haberse desarrollado.
Reconocer que estos malos hábitos pueden volver en cualquier momento, pero casualmente, la mayoría de estas “tomas de conciencia acerca de hábitos que te están perjudicando”, ocurren cuando empiezas a contar macros y llevar este tipo de primer control.

Puedes darte cuenta de que ese “snack saludable” es en realidad una bomba calórica, o que tras ingerir este alimento, terminas con gases e hinchazón. Aparte de darte cuenta cómo ciertos alimentos no te ayudarán en absoluto a saciarte.

Al llegar este control, serás capaz de entender cómo la comida impacta tu peso, tus sensaciones y emociones, y por supuesto, tu progreso.

5) Evitarás sentirte culpable

Algo que suelo ver a menudo, es sentirse culpable tras haber tomado una porción de chocolate o algo de lo que sea más de la cuenta, y empezar a sentirse culpable, dramatizando en exceso lo que ha ocurrido y dejando libre albedrío al bucle de la mente. Pues bien, saber contar macros, te ayudará a no perder perspectiva de lo que realmente ha ocurrido, ya que le has puesto conciencia a lo que realmente aporta en términos de calorías y nutrientes a lo que has ingerido.

Esto te ayudará a dejar de identificarte con la comida, y no fustigarte cuando comas esto o aquello. Aparte, alejarás mentalidad que suele ocurrir en quien no logra entender este juego de contar macros de “o todo o nada”, es lo que llamo el interruptor de “ahora me pongo a dieta”- “ahora me pongo ciego”

Cuando aprendas a contar macros, este sentimiento de culpa prácticamente desaparecerá, ya que basarás tu progreso o lo “bien” que lo estás haciendo en base a las calorías que ingieres, por lo que al saber ajustar tus comidas que antes creías “prohibidas” no perderás perspectiva.

Básicamente, internalizarás y aprenderás a que no hay por qué sentirse culpable, ya que ni todo es tan malo, ni todo es tan bueno, en realidad no hay límites de que alguna de tus comidas favoritas estén totalmente prohibidas. Esto creará un entorno en el que se incentivará el disfrute y al mismo tiempo el éxito, manteniendo a ralla el sentimiento de culpa.

Algunas aclaraciones:

-Este tema de “contar macros” da una primera perspectiva “global” de esta materia. Pero hay que tener en cuenta los micronutrientes (vitaminas & minerales), ya que estos tienen un impacto en la salud y funcionamiento óptimo del organismo.

– Soy un fiel defensor del trabajo en equipo multidisciplinar, por lo que, siempre que puedas, hazte un chequeo médico, con una analítica hormonal completa, para ver si hay alguna deficiencia, e esta manera, la alimentación, y sobre todo, los micronutrientes, se podrán ajustar al máximo para evitar en la medida de lo posible las carencias que puedan estar produciéndose ocasionadas directa e indirectamente por la alimentación.

– He podido observar que algunas personas que se embarcan en esto de “contar macros”, malinterpretan esta forma de hacer las cosas, o simplemente hacen lo que quieren oír. En ningún momento esto debe servir como excusa para basar tu alimentación en procesados pobres en micronutrientes. Esto no se basa en coger tus calorías totales y pensar “a ver, cuántas bolsas de doritos y paquetes de donetes puedo meter hoy para cuadrar macros”…se basa simplemente en alcanzar un equilibrio en el que el 80/20 % o 90/10 % de tu total calórico tenga un ratio de comida saludable/caprichos. Esto quiere decir, que, un 80/90 % de tus calorías-macronutrientes totales deben proceder de comida saludable, y ese 20/10 % restante puede cuadrarse en forma de caprichos.

– Este articulo es una primera toma de contacto, bastante simple, de introducción a todo esto de “contar macros”. Metafóricamente hablando, esto quiere decir que se hace una aproximación de tus calorías totales en cómputo diarias o semanales, y a partir de ahí se puede cuadrar todo mejor. Por eso hay quien prefiere darse un caprichito diario, o bien, reservarse a su/sus comidas trampa semanales.

– Cada persona es dueña de sus hábitos alimenticios y elecciones, hace tiempo que dejé de juzgarme a mí mismo y a los demás acerca de las elecciones alimenticias que hacemos. Ya que cada persona se encuentra en un momento y punto determinado de su vida, aparte que, cada persona tiene sus propios ritmos de aprendizaje y mejora.
– Quiero que veas esto como un juego, como un proceso de aprendizaje y mejora constante, en el que, al final, el único que va a beneficiarse de esto vas a ser tú, tomando el control de tu vida y tus hábitos.